Nordicas versus Esther

Son 15 años ya. Sónar está madurando y ya es todo una marca internacional y un evento musical y artístico reconocido. Es también todo un rave y un negocio turístico con marca bien montado. Cada año baten records de asistencia y el aforo se desborda. Ya no volverán los tiempos en que podíamos ver los conciertos en el Sónar Hall sentados y cada vez hay más gente que como nosotros, repiten cada año.

Hemos visto como ha evolucionado la manera de seleccionar artistas que tiene Advanced Music. Nosotros siempre hemos preferido la música electrónica, músicos que buscan la innovación de los sonidos y la creación de nuevos paisajes sonoros. Las instalaciones y los visuales estaban a la par en importancia con la creación musical. Esto era Sónar en sus comienzos, electrónica y DJs, las nuevas formas de crear música y arte.

Ahora los tiempos han cambiado desde las primeras ediciones. Vemos como la tecnología ha evolucionado con más sonidos sintéticos y se ha hecho más accesible a todo el mundo, existiendo software de calidad para crear música y más facilidad para compartirla y distribuirla.

Por otra parte la innovación en la electrónica es más difícil. Todos los temas consisten en tracks que se van uniendo hasta llegar hasta un climax, sean los sonidos que sean y, aunque cada grupo tenga un sonido más o menos diferente, es fácil hacer música o mezclarla con un PC y no se ve clara la diferencia entre playback o directo en las actuaciones.

Tenemos más experiencia sobre lo que nos gusta de los festivales y la tendencia es que sean de más baile y más rave. Queremos más espectáculo y los DJs y los músicos electrónicos tienen que encontrar un grado más de intensidad, con mejores puestas de escena.

Vemos a The Field que introduce a un batería, a Soulwax que versionea en acústica a Justice buscando la contundencia y la energía de los músicos con instrumentos acústicos que Justice no logra conseguir, y a un Justice que hace crea un nuevo sonido de música rock pero con sonidos electrónicos y composición techno.

Aún así, para nosotros la vuelta a la música disco, a las puestas de escena del rock como recurso para buscar la emoción del público, nos sigue gustando, pero por sí solos ya nos dejan un poco decepcionados. Esperamos ver actuaciones de alto grado visual y musical, pero no llegamos a encontrarlo en el festival.

En ese sentido, con la facilidad de creación casera que existe ahora con los medios digitales y la cantidad de nuevos artistas que hay, sentimos que no estamos viendo suficientes visuales en las actuaciones. Los visuales consiguen adentrarnos definitivamente en la visión del artista y el mundo que ha creado. Es natural que los mismos músicos prefieran crear su obra completamente, pintando su propio paisaje, pero a veces se quedan cortos. Nos gustaría ver más artistas visuales músicos y más VJ’s.

Esperemos que Sónar no deje de sorprendernos, y que sigan buscando a nuevos músicos que no sean los típicos de cartel, las grandes estrellas de los macrofestivales.

Durante los próximos días iré narrando en diferentes artículos nuestra experiencia día y noche de los 3 días que hemos vivido en Sónar 2008 y los videos que grabamos. Como muestra la actuación de Tender Forever, una chica se muestra tal y como es y que nos sorprende por su contundente sinceridad y entrega a su música.

2 Respuestas a “Son ya 15 años de Sónar”
  1. CytecK dice:

    Tender forever factor femenino 100% :-)

  2. MuSiK dice:

    di que sí… estoy con aletheia al 100% :)

  3.  
Deja una Respuesta